El retail no descansa, ni siquiera cuando el tiempo todavía nos regala días de sol, una temperatura agradable y un ambiente animado en las calles. Y aunque somos conscientes de que algunos de vosotros todavía no habéis hecho el cambio de armario, lo cierto es que el otoño ya está aquí y por eso queremos daros algunas ideas  para planificar la próxima campaña de temporada.

Elegir cómo comunicar a nuestros clientes que ya estamos en modo otoño y listos para recibirles y ayudarles, es fundamental para un buen arranque, y para ello, el diseño de nuestros escaparates otoñales es fundamental. Y además un proceso creativo súper entretenido.

Septiembre es para los clientes un momento clave del año. El parón vacacional supone en muchos casos un punto y aparte, una etapa de descanso, desconexión y recarga de energía antes de comenzar la recta final. Es un buen momento para comenzar y emprender nuevos proyectos. Pero no es hasta octubre que nos damos cuenta de que el otoño ya está aquí y es necesario prepararnos para afrontarlo bien preparados.

Es el momento de reponer esas chaquetas y abrigos que se han quedado pequeñas a los enanos de la casa e incorporar algunas nuevas adquisiciones para nuestros hogares y armarios, por eso si vestimos nuestra tienda con un escaparate otoñal de diseño, bonito y atractivo, tendremos más oportunidades de visita.

Vive el otoño

Con respecto a las tendencias en escaparatismo para este otoño, a nosotros nos gusta mucho conocer la opinión de Pantone, la empresa experta en los colores de moda para cada temporada y año. Según su informe, basado en las colecciones de moda que se presentaron en las pasarelas de Nueva York y Londres, en septiembre y octubre los colores que deben predominar son los tierra, de tonalidades oscuras, pero con un matiz brillante y cálido. Esto es algo lógico ¡es otoño! Sin embargo, destacan también tonos como el rosa pálido o el melocotón. Utilizarlos en nuestro visual merchandising será un acierto seguro, ya que además son colores que las personas asociamos a esta época en particular y contribuyen a crear el ambiente adecuado.

A continuación, os mostramos algunos ejemplos e ideas de escaparates de otoño que podéis adaptar en vuestras tiendas retail, o poner en marcha ya mismo para tener un comienzo de temporada impecable.

Decoración de escaparates con hojas

Lo hemos visto en varios de ellos, y es también una de las tendencias en escaparatismo otoñal más frecuentes y fáciles de adaptar. Para ello no tenemos más que recoger desde hojas a piñas en cualquier parte y elegir cómo queremos que aparezcan: colgadas con cuerdas desde el techo, en el suelo, en un mosaico… Esta opción además admite muchísimas posibilidades ya que podemos dejarlas con su color original o pintarlas. Este tipo de decoración obedece mucho al marketing sensorial en la medida en la que le presentamos a la vista elementos que asociamos a una determinada estación, con lo que ayudamos a que el cliente se meta en el mood e identifique mejor la temática.

Recortables y siluetas

Para hacer esto solo necesitáis cartulinas grandes en los colores de temporada, dibujar sobre ellas los motivos que más os gusten y recortar. Pueden ser figuritas de escolares para vender la vuelta al cole, hojas gigantes o incluso abrigos, guantes y chaquetas para poner encima de los maniquíes, como las figuritas que se vendían hace mil años con muñequitos de cartón. Esta opción admite también diferentes colores de cartulinas, colgar los recortes del techo, pegarlos sobre una superficie lisa… ¡o lo que queráis!

Maletas, carritos y carretillas

Crear una escena es también una idea estupenda para los escaparates de otoño retail. Por ejemplo, podemos utilizar una carretilla y llenarla de hojas o de flores, o crear ramos de espigas. Encontrar los materiales es tan sencillo como darse un paseo por el campo o por cualquier parte, e incluso podemos aprovechar las vacaciones para, mientras descansamos, recoger flores y dejarlas secar. Las flores secas son siempre una opción excelente para cualquier escaparate. Otra opción es disponer una serie de maletas abiertas, entre los maniquíes de moda o vuestros productos retail y llenarlas de elementos como piñas, hojas o flores. Esta opción como veis vale para todo tipo de comercio: desde una librería a una tienda de productos gourmet, que, además, tienen productos específicos de temporada que también podéis incluir en los carritos.

Ilustraciones sobre el cristal

Hemos detectado que cada vez en más comercios se utiliza el propio escaparate para diseñar una ilustración temporal, que además suelen quedar muy bien (bueno, siempre y cuando lo haga una persona competente y con dotes artísticas, no podemos arriesgarnos a que lo haga nuestro sobrino de dos años y la cosa quede regular). Se necesitan rotuladores no permanentes y un poco de paciencia. Recomendamos realizar el diseño primero en papel y luego trasladarlo a nuestro escaparate otoñal ilustrado, combinando los colores y eligiendo bien cómo queremos que se vea desde fuera. ¿Os animáis?