Diferenciarse de la competencia

La diferenciación es una ventaja competitiva que hará que el segmento de mercado al que le interesa le tenga más en cuenta. Para ello es importante focalizar los esfuerzos en una o dos actuaciones asumibles por la empresa y que deben ser dadas a conocer a la clientela. Ejemplos de diferenciación pueden ser: Creación de una página web durante los meses de verano y presentarla en septiembre, la implantación de sistema de delivery…

Permanecer alerta

Se debe estar siempre atento a las sugerencias y/o deficiencias percibidas por los clientes y eliminarlas o corregirlas, especialmente durante estos meses en los que todo parece estar más parado puede ser un buen momento para diferenciarnos estando más alerta que nuestra compertencia

Especializarse

Establecer uno o dos segmentos del mercado y orientar la actividad de la empresa a los mismos, especializándose en sus necesidades y deseos.

Puede ser un buen momento para dar un giro al negocio o abrir nuevas líneas de mercado, ¿Por qué no?

Centrar la venta en el tipo de cliente

El comercio minorista ha de apostar por el cliente y no por el precio. Mantener la clientela por precio es muy difícil y exige tener una estrategia de bajo coste que resulta imposible para la mayoría de los minoristas. La venta se ha de realizar por el servicio ofrecido al cliente, por la calidad y presentación de los productos, y por la imagen de la empresa. La innovación y la rapidez son imprescindibles para mantenerse en la línea de competencia. 

Ubicación (online)

Siempre es preferible ubicar el local comercial físico en un lugar frecuentado, accesible y bien comunicado. Pues lo mismo ocurre con nuestro escaparate online, es importante estar en las redes sociales más frecuentadas por nuestro público objetivo. Uno de los retos para este verano puede ser ponerte las pilas en este aspecto.¿Te animas?

Marketing

Utilizar los medios de marketing cercanos al negocio: cartelería, prensa local, patrocinio de eventos locales…

También puedes  ganar visibilidad de forma online recurriendo aplataformas gratuitas como la nuestra.

Fidelización de clientes

Premia la fidelidad de los clientes mediante descuentos, promociones, actividades… ya sea se forma grupal o individual. Recompensa la fidelidad.

Adaptarse

Flexibilizar/ampliar los horarios, mediante el establecimiento de turnos, y adaptar el local para que sea accesible tanto a individuos, como a grupos o familias (que puedan acceder los carros de bebes, que exista un lugar dónde sentarse, dónde el niño pueda estar distraído…). Adaptar la oferta de productos al diseño del local (música, iluminación, decoración) y viceversa. La iluminación y la música puede/debe acompañar a la venta, es preferible que tenga variaciones durante el tiempo que el comercio permanece abierto en función del tipo de clientela que acude.

Ser profesional

Ofrecer siempre conocimiento en la venta. Como ya sabéis y hemos comentado en numerosos post anteriores, la gran diferencia del comercio minorista con las grandes superficies es la cercanía del vendedor que asesora y ayuda.

El personal dedicado a esas funciones debe conocer bien los productos, ofrecer información sobre ellos y asesorar al cliente en función de sus necesidades. Un buen asesoramiento asegura la satisfacción del cliente, si crees que tus empleados necesitan formación, este puede ser el momento ideal para llevarla a cabo.

Tejer redes

Establecer relaciones de colaboración o asociación con otros comercios minoristas de Ciudad Real o de los alrededores para poder competir con los grandes centros comerciales. 

La asociación, siempre que se realice entre minoristas de dimensiones parecidas, se plasme debidamente en los estatutos y se base en la confianza y provecho común, ofrece muchos beneficios comparables a los de los grandes centros comerciales.