Como os hemos comentado en post anteriores tener una web que venda requiere esfuerzo y dedicación, sobre todo en la primera fase, en la que hay que ir corrigiendo y midiendo constantemente. 

Al hablar con algunos comercios de nuestra ciudadd, nos damos cuenta de que cuando se dedica tiempo al negocio físico se hace con gusto, es vuestra responsabilidad y vuestra vía de ingresos, lo entendemos.

Pero si queréis (como muchos de vosotros así nos contáis) tener un lugar en internet, es importante que le dediquéis también el tiempo y la dedicación necesarios a esta parte, ya que abrir un e-commerce es abrir un negocio más.

Las claves del éxito están claras: Mucho trabajo, paciencia, persistencia y optimismo.

Si en algún momento has creído que una tienda online es llegar y vender, lamentamos decirte que estás equivocado. El trabajo es la verdadera clave del éxito.

No obstante, a continuación os daremos algunos consejos que quizá no eran lo que esperábais pero os aseguramos que son muy útiles para entender la realidad.

Tu página de inicio es tu escaparate: cuídala

¿Tendrías un escaparate descuidado en tu tienda física? ¿Dejarías los mismos productos en él durante 6 meses? Pues en tu tienda online con la página de inicio ocurre lo mismo.

Evita caer en el “más de lo mismo”:

Un slider de cabecera, 3 fotos de categorías de producto, una sección de quiénes somos donde cuentas que eres estupendo/a y lo mucho que mimas a tus clientes, una sección de productos destacados, otra de novedades y una sección de ofertas.Es decir,una página estática. 

Actualízala con la frecuencia con la que quieras que tus potenciales clientes visiten tu web.

El cliente online tiene el mismo valor que el cliente físico

Es algo que detectamos con los propietarios de negocios físicos, es como si los euros del cliente online valieran menos. 

No tienen problema en estar media hora hablando del tiempo si hace falta para que el cliente que está físicamente en la tienda compre algo, pero si reciben una pregunta por Instagram o un comentario en Facebook tardan horas o días en contestar.

No les importa pasar dos horas con una clienta indecisa que finalmente se lleva unos vaqueros, pero dedicar media hora a actualizar su perfil en redes sociales o en nuestra plataforma se hace un suplicio.

Si realmente quieres tener éxito en eCommerce, tienes que cambiar radicalmente tu mentalidad, dejando de dar prioridad siempre al cliente físico sobre el online. Todos pagan lo mismo, todos son clientes y todos merecen el mismo trato.

Abrir una tienda online es abrir una tienda

Como os decíamos al inicio de este post y os hemos repetido en otra ocasiones, si ya tienes una tienda física, entrar en el eCommerce supone abrir una tienda nueva. Eso significa inversión, costes de personal, promoción, dedicación…

Una tienda online requiere un trabajo igual que en una tienda física. No es algo a lo que puedas «dedicar un ratito» o llevar en las horas muertas de tu comercio físico. Las cosas no se venden solas ni en una tienda física ni en una online, esto es importante que lo tengas claro.

Plantéate si quieres usar tu marca actual

Es posible que no quieras, o que no debas ya que vas a entrar en un entorno ultracompetitivo donde el precio es un factor determinante. 

Eso quiere decir que puede que tengas que reducir tus márgenes y vender más barato en tu eCommerce que en tu tienda física.

Obviamente, si lo haces con la misma marca a tus clientes físicos no les va a gustar la idea. Además, puede que tu marca esté muy bien para tu negocio local, pero Calzados Maruchi puede no ser lo más adecuado para competir online, y tengas que convertirte en Zapatazo, Piezacos o BigFoot, por ejemplo.

No pretendas venderlo todo

Vende online aquello que sepas que:

1) Es tendencia. Es decir, aquellos productos o servicios que según la estación del año o la moda del momento, consideres que se venderán mejor. Nosotros inicialmente recomendamos hacer un top-10 de los “mejores vendidos”, haciendo un breve estudio comparando las mejores ventas en tienda física y las tendencias online que vemos en redes sociales, por ejemplo.

2) Te permite ser competitivo. No sólo ahorrarás trabajo en fotos de producto, carga y mantenimiento de inventario, sino que probablemente el algoritmo de Google se percate más fácilmente de que estás vendiendo algo que tiene demanda y a buen precio.

Empieza por aquello que sea más fácil vender y no te plantees una tienda online como una forma de quitarte de encima lo que no vendes físicamente. Lo que no se vende offline, tampoco se vende online.

Si quieres vender online y no sabes cómo, podemos ayudarte de forma gratuita. Quizá por tu modelo de negocio no es necesario que tengas una web propia y puedas vender a través de nuestra plataforma de forma sencilla y autónoma.

Si te gustaría saber como subir productos a tu perfil de #comerciociudadreal haz clic en el siguiente enlace: Formación E-Commerce

Tienes todas las formaciones que hemos impartido en este post: Formaciones Comercio Ciudad Real